miércoles, 11 de febrero de 2015

HOY CAMINO A LA ACADEMIA...

...Me he topado con dos graciosas aves.

Una del tamaño de una paloma, era de color pardo, esbelta, pico largo y coronilla roja. No parecía ser temerosa y tranquila oteaba las inmediaciones desde el suelo.

La otra parecía un garabato: pequeñita, de espescto fragil, fantasmal. Blanquinegra. Graciosamente camino delante mia antes de echarse a volar.

La primera al parecer era un Pito Real.
Aunque le recuerdo más pardo y con motas, como si fuera un gorrión y con la parte roja de nuca a «hombro» sin llegar al pico

Y la segunda una lavandera blanca.

Todavía me acuerdo del momento en que por primera vez, camino al subterráneo, vi mi primer ruiseñor en las ramas peladas de un árbol. Su tierno canto le delato.

A veces pensamos que las ciudades son un bastión artificial en el que se implanta una naturaleza adulterada. Y fíjate como la naturaleza sigue siendo libre y aparece donde quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario