domingo, 11 de diciembre de 2016

IMAGINEN LA SITUACION...

Estas trabajando, aguantando a los clientes, aguantando a tu jefe, pagando facturas, haciendo horas extras (quizá no pagadas, si no "favoradas"), con ganas de irte a tu casa y viene un niñato, cuya profesión es tratar a la gente de gilipollas, grabarlo y subirlo a Internet para que todo el mundo vea lo gilipollas que eres. Y tras preguntarte algo, le respondes educadamente y entonces va y te insulta, como si fueras idiota, pero ¡Eh! Es una broma. Le sueltas la mejor ostia de tu vida (y de la historia) y este chico, se va a un hospital, para que le hagan una radiografía de la bofetada que se ha buscado y encima pretende denunciar al "agresor" y meterle miedo con hacerle perder su trabajo. Dejo el enlace con el vídeo de una fuente externa a él (Solo faltaba que encima estuviera ganando dinero como youtuber con la publicidad).


Es increíble lo de este niñato, por que no tiene otra definición, ya que si fuera un hombre no iría llorando al hospital para pedir un parte de lesiones por una bofetada, si fuera un hombre diría, vale me lo he buscado. Encima se jacta de tener un acto de bondad y taparle la cara, y yo más bien diría que o le tapas la cara o te denuncia por grabarle y publicarlo sin su consentimiento. También le pide una disculpa... Insultar a la gente es también un delito penal así como humillarle públicamente.

Propongo un change.org para pagarle el abogado al insultado en el caso de que salga el juicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario