sábado, 23 de enero de 2016

EL PROGRAMA DE BERTIN OSBORNE...

...Titulado como "En tu casa o en la mia". Es un programa de entrevistas realizado en un ambiente amistoso en el que Bertin Osborne hace hablar a los invitados sobre aspectos de su vida de una forma sincera.

Este pasado jueves entrevistó a Ana Obregón, una actriz y presentadora que estuvo muy de moda en los 90 y que en cierto aspecto desapareció de las pantallas. Me interesó mucho ese programa por que la recuerdo de ser súper famosa y que con 4 años yo estaba súper enamorado de esta mujer, incluso recuerdo hacer un collage romántico con fotos suyas recordadas de las revistas, y acabó siendo la burla del país hasta desaparecer del panorama televisivo como una paria-friki vulgar.

Viendo la entrevista, volví a ver la Ana Obregón de cuando yo era pequeño: Una mujer guapa, divertida, que se hace un poco la ingenua, que se equivoca como todo el mundo, como cualquier mujer de la tierra, pero que ha sido fuerte y echada para adelante como pocas. 

Si que es cierto que Ana se lo buscó un poco, demasiado papel de prostituta ingenua, pero la forma en que la ha tratado la prensa del corazón ha sido súper injusta. La tacharon de estúpida, cuando es una mujer poliglota, con un máster en biología. Se fue a Estados Unidos a buscarse la vida y encontró varios trabajos con gente que en el resto del globo eran muy admirados. Fue la cornuda de España en aquel momento (en el cenit de su popularidad). Y ridiculizaron su atractivo diciendo que si le explotó un pecho operado, o que si se operó para quitarse costillas, cuando resulta que su cicatriz del pecho es a causa de una operación de cáncer que sufrió de pequeña. Esta muy unida a su familia y a su hijo.

Mientras iba descubriendo y recordando todo esto en la entrevista que le hacia Bertín, no podía dejar de pensar en que toda esa humillación, toda esa farsa y mentira dañina venia de una misma fuente:
La prensa rosa.

Es increíble como un grupo de gente, que se equipara a los reporteros y periodistas que se juegan su vida para mostrar la verdad y las injusticias del mundo, que se creen jueces para hablar de los demás, es capaz de hundir la vida de una persona que no ha hecho nada malo y que además se ha esforzado para estar ahí. Y la gente se queja si, los odian, pero siguen viendo sus programas y siguen dándoles poder.

También me acordé de lo que le ocurrió a Sara Montiel, una gran belleza y actriz que puso España en el mapa por ser ella la primera en trabajar en Hollywood. Como se la ridiculizó... De tal manera que toda mi generación piensa que es una payasa engreida. Igual le esta ocurriendo a Raphael y a Monserrat Caballe. 

¿Por que la gente es tan amargada? ¿Por que ese afán por destrozar lo que es hermoso? ¿Que ganan con hundir lo justo?

Y la historia se repite y de ella no aprendéis, yo desde luego si.

No hay comentarios:

Publicar un comentario