martes, 26 de agosto de 2014

TE LO QUERRÁS CREER O NO...

...Pero tras estar una semana sin conducir y ya con el seguro en regla he querido esta tarde dar una vuelta corta con el coche. Solo queria hacer una pequeña vuelta tranquila sin que nadie me moleste para irlo conociendo puesto que no tiene nada que ver con el que aprendí en la autoescuela y en algunas cosas es muy diferente y complicado.

Ya decidido me dispongo a dar vueltas por el parking. Todo va bien, el embrague todavía no lo controlo en este pero lo resuelvo. Hacia un calor importante dentro del coche. Llega el momento de aparcar, y yo tranquilamente, empiezo a mirar y a intentar calcular desde que punto del coche tengo que medir, despacito lo intento y veo que no, rectifico, pruebo otra medida...etc.

En esto que hay una señora metida en su coche en la fila de enfrente y ya cuando resuelvo a aparcar (aunque estaba muy pegado en un extremo al coche colindante) e intento comprender los pitidos enervantes de la ayuda. La señora se acerca a mi y empieza a decirme si necesito ayuda para aparcar, amablemente le digo que no, que es la primera vez que cojo el coche y que lo estoy probando para conocerlo... Solo tenia que ir hacia delante, corregir, he ir hacia atrás (Aparcar en la autoescuela me era facilismo).

Y la señora no se iba y empezaba a darme orientaciones, el pitido del coche no cesaba, el sudor me caía por la frente, ya no sabia ni que estaba pensando...¡Que estrés! Al final lo aparqué bastante torcido y ya la señora se fue. Con el estrés a flor de piel, intento tranquilizarme y decido aparcar en el de enfrente que la señora había dejado. Lo vuelvo a aparcar torcido. Lo vuelvo a sacar y vuelvo a dar vueltas por el aparcamiento. 

En esto que otro señor que no se donde ha salido, se pone en medio de la vía y según me voy acercando se aparta para decirme que ya puedo aparcar que hay mucho sitio libre. Y yo -si, si ,si, ya lo se...- ¿La gente no tiene otra cosa que hacer que mirarme o que?- En esto que intento aparcar donde la otra vez, y veo como algunos parroquianos de un bar cercano, están asomados pendientes de mis maniobras y es entonces que comprendo que soy el monito de feria de la plaza y que seguramente haya gente que este mirando al novato aparcar y me pongo mas nervioso aún.

Lo que iba a ser un contacto tranquilo con el coche para ver como iba hasta que mi madre bajase para cogerlo ella, se convierte en una situación agobiante. En esto que desisto de aparcar y vuelvo a dar otra vuelta. Veo a mi hermana en la otra punta de la plaza, con la que había quedado para dar una vuelta renunciando a dar la vuelta por el centro, que empieza a decirme algo creyendo que soy capaz de leer los labios a distancia. En lo que una especie de fulana verbenera morena peli-puta con vestido corto negro y amarillo se cruza entre mi hermana y yo, y me saca la lengua queriendo seducirme. ¡LA MADRE QUE LA PARIO! Y sin detener el coche e ignorando a mi hermana y viendo que esta se marcha continuo por el aparcamiento. 

La susodicha morena se crece en seducción caminando por la orilla de la vía y con intención de ponerse en medio para mayor sexapil (Como si fuese a parar el coche para hacerme una paja por su increíble seducción irresistible). Acelero para rebasarla. Ya volviendo al punto inicial y harto del puto coche y la tranquila vuelta, aparco en doble fila sin abandonarlo a esperar a mi madre que no parece bajar. Entonces por el retrovisor veo a una anciana de bastante altura, increíblemente blanca y serena, con un vestido y una bolsa en la mano. Estaba quieta sin apenas moverse con el cuerpo y la mirada orientada a mi coche a 8 metros, realmente fantasmal. ¡La vieja de la curva! ¡Lo que me faltaba!.

Ya pidiendo a quien fuese que bajase mi madre de una vez para salir ya del coche y preguntándome donde iba mi hermana si había quedado con ella y por que no seguirá la gente de vacaciones. Aparece mi progenitora y un coche que estaba montando bicicletas y que había visto varias veces se sitúa incomprensiblemente a mi lado como queriendo algo. Mi madre y yo nos quedamos ¿quiere usted algo?. Y dan a entender que quieren aparcar. Entonces dan una vuelta al parking y luego se van.

¡La gente es estúpida! Y lo peor es que mañana me tocará volver a coger el coche ¬¬.
¡Bendito Carmagedon!

No hay comentarios:

Publicar un comentario