jueves, 8 de enero de 2015

DURANTE ESTAS NAVIDADES ME HE DADO CUENTA DE...

...Lo que se ha convertido la sociedad actual. La navidad era una época cálida, estrafalaria, familiar y conciliadora en la que se celebraba la venida del año nuevo unido, claro esta, a un acontecimiento religioso. Se adornaban las casas, se ponía un belén con ríos de papel de plata y el ruido de los villancicos alegres invadían las calles.

Ahora más bien se pinta como una época consumista, en la cual la gente entra en un estado hipnótico y reaccionario, en el cual se preocupa más por comprar regalos y cosas para estar a la altura, en vez de pasar ese tiempo cálido con los seres queridos. Desde octubre nos quieren vender la navidad, metiéndonos prisa y agobio para que compremos, gastemos y tiremos instintivamente, sin pararnos a reflexionar. 

El marquetín (mercadotecnia) que todo lo devora, incluso el alma, ha propiciado también los anuncios taladrantes que llegan directamente al subconsciente, haciendo anuncios que si no compiten entre ellos por intentar tocar la fibra sensible (horrible el anuncio de la lotería, cada año consiguen superarse) se dirigen a los niños pequeños, con juguetes agresivos y frases enérgicas.
Menuda diferencia hay ente el anuncio de Famosa de 1970, que aunque claramente publicitan sus productos lo hacen de una manera afectiva 

y los juguetes de ahora que solo dan un mensaje frívolo y sin ningún valor. No olvidemos nunca que un juguete es un elemento educativo.

Y aprovechando este tema quiero hacer otra reflexión acerca de que son los juguetes que regalamos a los niños, puesto que mis dos sobrinas no tienen más de 15 meses y ya les han regalado varios cachivaches electrónicos que no son mas que botones, con luces y ruidos. Quiero decir, usan pañales y ya están usando un ordenador o móvil, ya están pegadas delante de una pantalla que les entretiene. Luego vendrán los videojuegos, luego el móvil y por ultimo el portalil. ¿A eso hemos llegado?.

Claro esta que la navidad es un periodo de alto consumo, y que viene bien a muchas familias ese dinero extra, pero hay formas y formas. Y en la navidad hay cosas más importantes que el comprar y consumir y ser más que los demás. Por lo menos aun quedan compañías con una marcada ética, como Ikea, que lanzan campañas para estas fiestas que precisamente nos recuerdan que somos humanos y el verdadero significado de estas fechas.

También es curioso como este año me ha sido muy difícil encontrar la figura de los 3 reyes magos en postales, figuras, estampados...etc. Todo esta lleno de Papa Noeles americanos.

Por ultimo quiero mencionar a la gente de cascara amarga, que siendo ellos los verdaderos consumistas esnobs, comienzan a decir eso de -la navidad es una patraña consumista capitalista de familia perfecta que nos intenta manipular ¡como la odio!- mientras se hacen un «selfie» poniendo morritos delante del árbol de Tous para subirla en sus redes sociales y  recibir «me gusta».
Perdona que te diga entonces, pero yo no soy un consumista, ni un capitalista, ni tengo una familia perfecta y a mi me encanta la navidad.

Creo que una época en la que todo se llena de luces de colores, de figuras extrañas, se come turrón y dulces, se cantan canciones horteras, se hace esfuerzos por quedar con los seres queridos, se refuerza el mensaje alegre, te hacen y haces regalos...etc. No es una época de mierda. Es una época maravillosa, pero si la gente amargada como tú, tan vacía espiritualmente, que solo sabe contaminar con esa energía negativa y envenenada que desprendes, se hace con la voz y la acción en estas fiestas, claro que será así, como lo serán todas las épocas de tu año.

Yo desde luego, en mi anexo a este mundo, pienso seguir haciendo eso de:
♫...y vale la pena, saltar y brincar, y brincar... ¡Saca la bota morena! y a beber, a reír y a cantar...♫

No hay comentarios:

Publicar un comentario